El cañón del río Mesa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lydia Morales Ripalda

El río Mesa, afluente del río Piedra, nace en el monte Aragoncillo de Guadalajara, en la zona septentrional de la Alcarria. Desde allí fluye hacia el norte y se adentra en tierras aragonesas para desaguar hoy en el pantano de la Tranquera. Su recorrido es corto, sólo sesenta y cinco kilómetros, pero a lo largo de él sus aguas han esculpido un cañón espectacular con paredes de piedra caliza de más de cien metros de altura. Debido a la naturaleza calcárea de los terrenos que atraviesan, las aguas del río contienen una elevada cantidad de carbonato cálcico que precipita en manantiales y cascadas formando una roca sedimentaria porosa llamada travertino. En los enormes canchales cincelados por la erosión y los derrumbes anidan aves rapaces como el alimoche, el águila culebrera, el halcón peregrino, el búho real y el buitre leonado, que tiene en el cañón del río Mesa una de sus colonias más importantes de la Península Ibérica. Otras aves como el cernícalo, el martín pescador, el autillo, el mirlo, el abejaruco o el alcaudón viven en las riberas comiendo frutos, larvas, insectos y pequeños peces. Las aguas puras del río Mesa permiten prosperar a una fauna fluvial de truchas, barbos, madrillas y nutrias. En cuanto a la flora, el cañón era originariamente un carrascal salpicado por sabinas negrales, majuelos, fresnos, sauces y vegetación arbustiva. Hoy hay también pinos y chopos introducidos por la mano humana. Los sotos de ribera, por su parte, han dado paso en bastantes tramos a fértiles vegas de huertos y frutales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el término de Calmarza, el primer pueblo zaragozano de su curso, el río Mesa se hunde en la llamada Sima de Calmarza y crea a su paso fosas y galerías. La parte más bella del cauce es la que va desde aquí hasta la localidad de Jaraba, un tramo en el que las aguas cristalinas del río se retuercen mansamente formando hoces espectaculares y recibiendo las aportaciones de diversos manantiales. A lo largo de este recorrido las surgencias de aguas subterráneas procedentes de zonas profundas de la corteza dan lugar a fuentes termales. «Estas surgencias se localizan en estratos calizos con disposición vertical, que por un lado favorecen el rápido ascenso de las aguas almacenadas en los acuíferos y por otro minimizan la mezcla con las aguas frías superficiales»[1]. Tres establecimientos de aguas minero-medicinales se suceden en breve trecho: el Balneario de la Virgen, en pleno cañón; el Balneario de Sicilia, a la entrada de Jaraba; y el Balneario de Serón, en el propio casco urbano de la localidad. Estas aguas minero-medicinales fueron declaradas de utilidad pública en 1869 y fue en el siglo XIX cuando se abrieron los establecimientos actuales. Son aguas de mineralización media, bicarbonatadas, cálcicas y magnésicas que emergen a una temperatura entre 28º y 34ºC. Están indicadas para las afecciones renales, respiratorias y del aparato locomotor; para los traumatismos inflamatorios, las secuelas postraumáticas, la artrosis, los reumatismos y las varices; y también para curas de relax y antiestrés.                                         OLYMPUS DIGITAL CAMERA

balneario-la-virgen

Un buen lugar para alojarse si se quiere pasar unos días de reposo en estos parajes es el Balneario de la Virgen, un establecimiento pequeño y tranquilo, sin lujo ni sofisticaciones, pero interesante por su historia y su emplazamiento realmente pintoresco. En páginas como Tripadvisor los comentarios sobre este “típico balneario para abuelos” no son demasiado clementes, pero nuestra experiencia fue positiva. Hicimos la reserva básica de alojamiento, desayuno y piscina termal, avisados de que la relación calidad-precio en las comidas no era interesante para el cliente no subvencionado. El balneario toma su nombre por estar vecino al Santuario de Nuestra Señora de Jaraba, una construcción de los siglos XVI-XVIII encaramada en los despeñaderos silenciosos del barranco de la Hoz Seca. La sacralidad del enclave se hunde en la noche de los tiempos y pudo ser, en origen, lugar de culto de alguna deidad femenina celtíbera. Los restos de castros celtíberos que hay en la zona, y el hecho de que la imagen mariana sea una minúscula Virgen negra, abonan esa hipótesis. Por el cañón del río Mesa pasaba una vía romana que comunicaba Bilbilis (Calatayud) con Toletum (Toledo) y en Jaraba y Calmarza se establecieron guarniciones militares. Había un puente romano sobre el río, hoy desaparecido, y las aguas termales de la zona —sacralizadas por la presencia numinosa de las Ninfas— ya eran usadas con fines terapéuticos en época clásica. La caída del Imperio y el advenimiento del reino cristiano independiente supusieron una decadencia progresiva de estos y otros balnearios hispanos. En la España visigoda se asociaba la cultura termal con la religiosidad pagana y eso trajo consigo el abandono progresivo de los enclaves de aguas minero-medicinales. Lo que sí parece probable es que la cristianización del lugar sagrado pagano se produjera ya en la época visigoda, en torno al siglo VI. La invasión islámica del siglo VIII provocó el abandono o la destrucción de esa primera iglesia o eremitorio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La zona fue reconquistada en el año 1120 por Alfonso I el Batallador. Casi inmediatamente, según la tradición, la imagen de la pequeña Virgen negra fue hallada por unos pastores. Apareció «no en el lugar donde se edificó el santuario, sino enfrente, al otro lado del barranco, en un saliente de la peña en el que no se pudo edificar el templo por falta de espacio»[2]. Sea real o legendario el motivo, lo cierto es que el nuevo eremitorio se erigió en el lugar que había sido sagrado desde la Antigüedad, colgado de los desfiladeros del barranco. De una de sus rocas mana un aceite mineral al que se le han atribuido propiedades terapéuticas; los ermitaños de antaño lo utilizaban, además de cómo ungüento, «para alimentar las lámparas que ardían ante la imagen de la Virgen». La tradición cuenta que los guerreros cristianos que combatían en la zona se dieron cuenta de que sus heridas y traumatismos sanaban si se bañaban en un manantial termal cercano al santuario de la Virgen (bautizado como Manantial de San José) y se aplicaban el aceite de la roca. En su piedad, y al igual que los antiguos habían atribuido sus curaciones a las Ninfas, ellos las atribuyeron a milagros de la Virgen operados a través del aceite y de las aguas. Así pues construyeron una piscina termal bajo la roca, en el recodo del cañón donde manaba el manantial, para tomar baños terapéuticos. Las crecidas del río Mesa la destruyeron muchas veces a lo largo de los siglos y siempre se volvió a reconstruir. Hasta hoy, porque la piscina del balneario actual es la lejana sucesora de aquella medieval.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El cañón del río Mesa es la segunda escuela de escalada más importante de la provincia de Zaragoza. Los primeros itinerarios se abrieron, a la vieja usanza, en los años 70, pero fue a partir de los años 80 cuando sus paredes rocosas vieron la apertura, por obra de escaladores maños y madrileños, de la mayoría de las vías deportivas que se pueden disfrutar en la actualidad. Hay alrededor de cien con grados variados que ofrecen la posibilidad de escalar en silencio y soledad durante casi todo el año en un marco de auténtica belleza. Este mapa de Jaraba Turismo recoge las más frecuentadas.

                        jaraba escalada

El cañón es, además, un lugar privilegiado para la práctica del senderismo, con caminos practicables y bien señalizados. El itinerario entre Jaraba y Calmarza por el río (6,7 km) o por el barranco de la Hoz (12,4 km), la ruta desde Jaraba al Mirador de los Buitres (un observatorio magnífico de la rica avifauna del cañón) o el itinerario de los Miradores y la Pedriza, que sale desde el Balneario de Sicilia y ofrece vistas panorámicas espectaculares, son algunas de las rutas más recomendables. En este folleto realizado por PRAMES — Paseos y excursiones por el entorno de Jaraba y Calmarza— se pueden ver esas y otras opciones, con indicaciones detalladas. Si preferimos paseos por la zona sobre dos ruedas,   en el Balneario de la Virgen es posible alquilar bicicletas.

Por último, desde el Santuario de Nuestra Señora de Jaraba puede hacerse una andada hasta el final del barranco de la Hoz Seca para ver las pequeñas pinturas rupestres que fueron descubiertas allí en 2010. Un vecino de la zona, Serafín Benedí, las encontró de forma casual y dio aviso a la Universidad de Zaragoza, que envió a sus especialistas de inmediato. Se calcula que pueden tener una antigüedad de 7.000 años y representan cuatro figuras de color negro, una pareja humana y dos ciervos. La figura masculina sostiene un arco y está ataviada con un penacho de seis plumas en la cabeza y la figura femenina, en peor estado de conservación, parece portar un niño a sus espaldas. Las pinturas son de estilo levantino y sorprendieron en su momento por ser el conjunto más occidental que se había hallado de pinturas de este tipo. La catedrática de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza Pilar Utrilla Miranda explicó a Heraldo de Aragón que, puesto que «están en un lugar donde eran visibles y desde donde se domina visualmente una zona amplia», las pinturas debieron de ser «una especie de marca del territorio. En realidad, todo el arte levantino debió de tener esa función». (10-VII-2010)

 

prehistoric paintings

Pinturas rupestres de Roca Benedí, www.arteprehistorico.es

Fotografías de Eduardo Serrano   licencia creativecommons

_______

NOTAS

[1] Fernando Solsona et alii: 70 paseos por los ríos de Aragón. Puntos fluviales singulares, Prames, Zaragoza, 2005.

[2] Varios: Guía para visitar los santuarios marianos de Aragón, Ediciones Encuentro, 1996.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Patrimonio cultural, Patrimonio natural. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s