Purujosa, el nido de águilas del Moncayo

Purujosa panorámica

Fotografía de Manuel Barrera

Lydia Morales Ripalda

La localidad aragonesa de Purujosa es un municipio de apenas cuarenta habitantes censados sito en la comarca del Aranda, en la provincia de Zaragoza. Purujosa está en la ribera del río Isuela, que nace pocos kilómetros más arriba, y casi todo su término municipal se halla integrado en el espacio protegido del Parque Natural del Moncayo. Es la última localidad aragonesa antes de llegar a tierras castellanas y se la conoce como «El Nido de Águilas» por su espectacular ubicación enriscada a 976 metros de altitud. El caserío se apiña en el espolón que separa el río Isuela del barranco de la Virgen y desde el merendero que está junto al río hasta las casas más elevadas del pueblo hay cien metros de desnivel. La localidad es estación señalada de una ruta rural muy interesante para quienes gustan de visitar lugares con resonancias ancestrales, pero desconocidos para el turismo convencional. La ruta del Moncayo oculto comienza en Mesones de Isuela, sigue por Tierga, Trasobares, Calcena y Purujosa (todos ellos municipios de la provincia de Zaragoza) y termina en Beratón y el robledal de Cuevas de Ágreda, ya en tierras castellanas, en la provincia de Soria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ermita de Nuestra Señora de Constantín (Fotografía de Eduardo Serrano)

Los primeros pobladores de Purujosa se remontan a la prehistoria. En los barrancos que rodean la localidad, y en sus numerosas cuevas, se han encontrado restos de neandertales de la Edad de Bronce. En la Edad Antigua fue un poblamiento celtibérico posteriormente romanizado. La tradición dice que el lugar fue visitado por el emperador Constantino el Grande en uno de sus viajes por la Hispania del siglo IV y que la cueva sagrada que utilizó como lugar de pernocta es el emplazamiento de la actual ermita gótica de Nuestra Señora de Constantín. La talla de la Virgen es muy antigua (siglo XII o XIII) y, según el patrón legendario tan repetido, fue encontrada en el tronco de una gruesa carrasca vecina a la cueva (o en la cueva misma, según otras versiones) por un pastor tras la Reconquista. A esta advocación mariana se ha acudido durante siglos para pedir las lluvias y es creencia tradicional que «la Señora», suerte de diosa de la naturaleza, castiga a la comarca con granizadas destructivas los años en que no se le organiza la correspondiente romería. El trazado del caserío que hoy conocemos se remonta a la Edad Media, época de la que proceden las primeras menciones documentales de la localidad -denominada entonces Puy Rosa- como posesión del poderoso monasterio cisterciense de Veruela. La iglesia parroquial de San Salvador es una modesta construcción románica muy transformada. En el siglo XIV las tierras de la localidad se convirtieron en patrimonio de la gran familia nobiliaria que dominó toda esta zona, los Luna.

En el entorno de Purujosa hay numerosas cavernas habitualmente tomadas por grandes colonias de murciélagos. Algunas de las cuevas más amplias y benéficas telúricamente fueron habilitadas por los pastores que durante milenios se han dedicado a la ganadería ovina y caprina en la zona. Atendiendo a las grandes dimensiones de las construcciones pastoriles troglodíticas que se conservan, parece que ya desde tiempos prehistóricos el volumen de cabezas de ganado movidas por esta actividad debió ser muy considerable. Dos cuevas son especialmente dignas de visitar: la de Liendres y la de Cuartún, preparadas ambas para cobijar a centenares de animales con corrales interiores, parideras, rediles para los pequeños corderos y cabritillos y espacios para los pastores.

valcongosto

Barranco de Valcongosto (fotografía de Berrún)

El patrimonio natural es valioso, como puede esperarse de un municipio que está dentro del Parque del Moncayo. Su barranco de Valcongosto es el más espectacular cañón calizo del macizo. Se trata de un paraje salvaje, abrupto y solitario dominado por un silencio sólo roto por las voces de la naturaleza. Se accede a él por el sendero que lleva a la fuente del Col y una vez dentro del cañón la senda desaparece, por lo que hay que avanzar por el interior del cauce, que fluye constreñido entre las paredes rocosas del congosto. En las oquedades anidan un buen número de especies de aves, desde rapaces como el buitre leonado o el cernícalo a rupícolas como el avión roquero o el vencejo real. Las fuertes oscilaciones estacionales del cauce impiden el desarrollo de especies piscícolas, pero a cambio el cañón es un hábitat propicio para anfibios y reptiles. La belleza de este paraje de roca viva, solitario y elemental, no deja indiferente a ningún contemplador sensible.

pilares

Cuevas de los Pilares (fotografía de Los Moncayicos)

En el término municipal de Purujosa hay lugares de gran interés geológico. El relieve de la zona se gestó en la era mesozoica. «Durante el Jurásico, hace unos 195 millones de años, el mar invadió la zona y en su fondo se formaron grandes espesores de caliza que afloran en las planas de Purujosa. A finales del Jurásico y comienzos del Cretácico se dejarán sentir los primeros movimientos de la orogenia alpina, cuando emergerá el Moncayo y se retirará el mar. A lo largo del Terciario los movimientos tectónicos serán muy importantes y servirán para modelar el macizo». (G. Pérez García). En 2011 se encontró en el término de la localidad el mayor yacimiento del mundo de fósiles de trilobites enrollados, un extinto grupo de artrópodos que pobló los mares del Paleozoico. Purujosa y su vecina Calcena son, además, un lugar privilegiado para la práctica de la espeleología. Abundan las simas, las grutas y las galerías con estalactitas y estalagmitas. Además de las cuevas pastoriles ya citadas de Liendres y Cuartún, son llamativas las siete cuevas de la Pared del Morrón, también llamadas Cuevas de los Pilares por sus formas características. En esa misma pared, y en los roquedos de la parte alta del pueblo, hay abiertas varias vías de escalada. El término municipal tiene una cuidada red de senderos por los territorios del parque que permite admirar las muy variadas especies de flora y fauna moncayina.

Durante siglos la población del Nido de Águilas vivió fundamentalmente de la ganadería ovina y caprina, actividad que completaba con la pequeña agricultura en las huertas de la vega del Isuela, la pesca fluvial, la apicultura, la recolecta de hongos y el aprovechamiento forestal. La miel era uno de los productos emblemáticos de la zona y dio lugar a recetas típicas de la comarca como el aguamiel, un dulce festivo hecho con miel reducida, harina, nueces y anís en rama. Como en los restantes pueblos de la comarca del Aranda, Purujosa participó también de una tradición alfarera que producía un tipo de cántaro formalmente diferente a cualquier otro, no sólo de Aragón, sino de toda España. Se trataba de una pieza bitroncocónica con una sola asa, ancha por el centro y estrecha en la base y en la boca, que se hacía en tres tamaños y sin utilizar el torno. La técnica utilizada recibía el nombre de urdido y consistía en  hacer gruesas tiras de barro que los alfareros unían con las manos y con la ayuda de sencillas herramientas. Las piezas de la alfarería arandina nunca llevaban decoración pintada y solían ser completamente lisas o con incisión de sencillos motivos geométricos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cántaros bitroncocónicos de la comarca del Aranda (fotografía de Eduardo Serrano)

Para ser una localidad tan minúscula y aislada, Purujosa tiene un largo repertorio de anécdotas e historias curiosas. El pueblo aparece mencionado en las “Cartas desde mi celda” que el poeta Gustavo Adolfo Bécquer escribió durante su estancia en el Monasterio de Veruela. Gloria Pérez recoge en su libro sobre la comarca la historia de un innominado represaliado político de la II República que fue mandado a confinamiento en la localidad y que una vez allí se preguntaba quién demonios podría haber sabido en Madrid que aquel lugar perdido del mundo existía (respuesta: lo sabía un político zaragozano, que fue quien sugirió que lo enviaran allí). Acercándonos al presente Purujosa es la localidad más pequeña del mundo que cuenta con semáforos. La única calle de acceso, con una longitud de 500 metros y un gran desnivel, es tan estrecha que impide que dos coches puedan cruzarse. Para evitar situaciones de tráfico conflictivas se colocaron dos semáforos que regulan las subidas y bajadas por dicha vía. No menos curiosa es la historia de la tardía llegada de la luz eléctrica a la localidad. El día de la inauguración del alumbrado hubo un muerto por electrocución. Esta fatalidad se le atribuyó al espíritu de una bruja que habitó en una casa encantada del pueblo y de quien se creía que seguía rondando como alma vengativa por el municipio jugando malas pasadas a los vecinos.

Hoy Purujosa cuenta con otra curiosidad y es la de tener entre sus escasos habitantes a un ermitaño diocesano. Francisco Barrionuevo, un sacerdote andaluz de la diócesis de Getafe, vive desde hace varios años en la ermita de Constantín dedicado a la vida contemplativa. Decidido a adoptar ese modo de vida, y autorizado por sus superiores para ello, pasó un tiempo buscando el lugar adecuado para la aventura. Así fue como llegó a Purujosa, acompañado por un sacerdote que lo estaba llevando a visitar diversas ermitas de la diócesis de Tarazona. La conexión con el lugar fue instantánea: «Este era el sitio. Lo reconocí de inmediato», nos contó un día que nos encontramos con él a la vuelta de una jornada de senderismo. Tuvimos una larga conversación sobre lo divino y lo humano y el padre Barrionuevo nos enseñó la acogedora casa del ermitaño, empotrada en la roca justo al lado de la cueva-santuario. Tenía un aseo y una pequeña cocina bien provista junto a la entrada, una estufa de leña, una escalera para subir al piso superior y, allí, un oratorio privado metido en la roca y un estudio-dormitorio con una pequeña biblioteca. La mesa de estudio –con su ordenador portátil para escribir y comunicarse- estaba junto a la ventana, desde la que el padre Barrionuevo disfrutaba de unas vistas magníficas del barranco de la Virgen. Aquel eremitismo estaba más próximo a la apacible y retirada austeridad de los terapeutas que describió Filón de Alejandría (judíos helenizados y contemplativos de tiempos de Jesús y entre quién sabe si también el propio Maestro Nazareno se contó en sus años perdidos) que a las renuncias salvajes y atormentadas de los Padres del Desierto. Para dos personas con una inclinación irresistible a ese modo terapéutico de vida, el poder permitírselo con la despreocupación de quien tenía las necesidades básicas cubiertas era la imagen más acabada que se nos podía ocurrir de la buena fortuna.

Purujosa 2

Fotografía de Manuel Barrera

___

ADIEGO SEVILLA, Ramiro: Purujosa, el nido de águilas del Moncayoblog temático.

BLASCO LÁZARO, María (coordinadora): Rutas por Aragón: Comarca del Aranda, Prames & CAI, Zaragoza, 2005.

GARI LACRUZ, Ángel (coordinador): Aragón mítico-legendario, Prames & CAI, Zaragoza, 2007. Capítulo XII «El Moncayo oculto. A lo largo del río Isuela».

HERNÁNDEZ, Javier, MILLÁN, Julián & SERRA Agustín: Comarca del Aranda, Colección Territorio 2, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2001.

LUNA GIMENO, Pascual (coordinador): Red natural de Aragón: Comarca del Aranda, Prames & Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2007.

PÉREZ GARCÍA, Gloria: La comarca del Aranda, Prensa Diaria Aragonesa & Comarca del Aranda, Zaragoza, 2007.

ROMERO CUARTERO, Juan Carlos: Escaladas en la cara oculta del Moncayo, Prames, Zaragoza, 2008.

SOLSONA, Fernando: 70 paseos por los ríos de Aragón. Puntos fluviales singulares, Prames & Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2005.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Patrimonio cultural, Patrimonio natural. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s